jueves, 29 de julio de 2010

Redonda


Me atrevo a escribirte de esta manera todo lo que mis labios no se animan a decir, en un poema sin límites de cordura y sin censuras, es simplemente así:

Siempre juntos en la escuela,

Juntos en el tranvía

¿Te acordas cuando te pedía

el compás de tu papá?...

¡No, no , no!. Jamás fui buena para las poesías. Bueno, más bien antes era bastante malo y ahora escribo como si fuera la hija boba de la extraña cruza: Francese-Cohelo.

Quiero plasmar ese recuerdo que tengo adentro, quiero sacarlo, quiero que se vaya. Tres novios ya cagué cuando les dije SU nombre en la cama. Cada vez que ellos se iban me miraba en el espejo y me decía: Mala, mala, mala, mala Yasmín, mala. ¡MALA! Después me empastillaba y dormía una siesta de dos días.

Dicen que los buenos escritores son también buenos lectores. Eso voy a hacer. Voy a agarrar una pila enorme de Cosmopolitan y la voy a devorar con los ojos. Y por si eso no es suficiente bajo al cuartito de Sasha y le pido el libro de Jacobo o el de Iliana.

Dos días y estaba lista para agarrar el papel otra vez. Tenía los ojos irritadísimos y no podía dejar de pensar en todas las clases de erotismo y seducción que había absorbido durante 48 hs. Ahora sí, ahí va:

Redondos,

Dos círculos redondos que dibuje con tu compás

Redondos, consecutivos, perfectos

Igual de redondos que las tetas de las que ahora soy portadora

Llenas de aceite de avión

Pero redondas, redondas, redondas

Cómo el vientre de esa mujer

Con la que te viniste a emparentar

Y yo en el suelo lloré redonda de rabia

Y casi que rodé hacia el altar ese día

Estaba redonda como un globo

De la angustia sólo comía.

Dos años de dar vueltas

Vueltas redondas, circulares,

Me subí a la bici fija y baje los chocolates

Me subí en un avión

Me subí siendo varón

Y me bajé como una nena

Redondos mis ojos miraron

A esta patria que conocía

A mis dos compañeras aceitadas

Redondas, redondas pero no caídas

Así rápido

Como ruedan las ruedas del ferrocarril

Me fui a la pensión

Para esta historia escribir…

Y acabas de escuchar el timbre

Este poema te dejaron

A lo lejos ves a un puto

Corriendo con tacos altos

Estoy dando la vuelta a tu cuadra

Que no me agrada porque es cuadrada

Y me voy a alguna plaza

Con una calesita que gire

Que gire redonda

Circular, redonda

A destapar un frasquito

Con tapa circular, redonda

Lleno de pastillitas redondas, redondas, redondas.

2 comentarios:

  1. Me gusta me gusta! Aunque me reí mucho ayer con el relato , jaja.

    Te abandono para ir a hacer circulos redondos redondos en perspectiva! (JA)

    ResponderEliminar
  2. Hay buenas ideas acá,por ahí falta un poco más de laburo.

    ResponderEliminar